Un buen calzado cómodo es la principal herramienta de trabajo para aquellos que pasan de pie su jornada laboral.

La sensación de cansancio es menor, previene enfermedades y problemas en los pies y en otras articulaciones y proporcionan un bienestar difícil de conseguir con otro tipo de calzado.

El calzado de trabajo suele tener un uso muy intensivo y debemos prestarle mucha atención. Por nuestra experiencia, los principales problemas son debidos a dolores plantares, ocasionados por un mal apoyo o por una deformación provocada por el exceso de horas de pie.

La opresión y el hinchazón son otros dos factores muy frecuentes que conllevan problemas. Los dolores articulares a nivel de pie, tobillo, rodillas y cadera son también muy frecuentes.

Todo esto hace que, al final, un alto porcentaje de personas tenga que usar plantillas correctoras y en ese caso es más importante todavía una correcta elección del calzado de cara a encontrar hormas de suficiente calce y gran poder se sujeción para el pie.

VENTAJAS QUE PROPORCIONA UN CALZADO DE TRABAJO CORRECTO

Las ventajas son muchas, siempre y cuando busquemos buenos productos con hormas, diseños y materiales.

El bienestar que proporciona un calzado correcto es el beneficio principal. La durabilidad es mucho mayor, y a esto se le une menor fatiga y más transpiración. Todo ello deriva en un confort superior y en un beneficio para la salud.

LA PLANTILLA: PARTE FUNDAMENTAL

Es la parte fundamental de este tipo de calzado, junto con la composición y la forma del piso.

La plantilla debe tener una anatomía correcta para que recoja el pie y proporcione una correcta pisada. Muchos modelos incorporan una plantilla extraíble que permiten su sustitución por otras a medida si fuera necesario.

Los materiales de los que está compuesta son igualmente muy importantes. El látex es un material muy esponjoso y duradero. También se usan espumas de diferentes densidades y gomas eva, forrado todo de pieles vacunas que confieren una mayor durabilidad y transpiración. También pueden estar forrados de pieles porcinas, tejidos o toallas.

Actualmente se empiezan a forrar con materiales sintéticos como las microfibras que, aunque no sean naturales como las pieles, proporcionan los mismos beneficios. Incluso en caso de padecer alguna alergia, son más recomendables que las pieles ya que las microfibras no sufren procesos de curtición y evitan estas alergias.

ERRORES MÁS COMUNES A LA HORA DE COMPRAR CALZADO PARA TRABAJAR

Son muchos los errores que se producen a la hora de comprar un calzado específico para trabajar.

El diseño

Lo primero es el diseño mismo. La sujeción debe primar ante todo. Por ello debemos escoger los modelos más abotinados, que se puedan adaptar a la anchura del pie durante todo el día. Cordones y velcros son los más demandados.

Dentro de los diseños, hay que vigilar mucho las terminaciones internas y tratar de eliminar diseños con muchas costuras o, aunque sean pocas, que estén mal dispuestas.

Elección de talla y ancho

La elección de la talla y el ancho el fundamental para acertar con nuestra compra. Nunca debemos llevar un zapato pequeño ni comprarlo estrecho esperando luego ir adaptándolo con el uso.

Lo mejor es recurrir a hormas y marcas ya probadas. Por nuestra experiencia, es habitual repetir el modelo por la certeza de que son los mejores que se adaptan a nuestros pies.

Elección de materiales

Los materiales de los que están hechos los zapatos influyen en un mayor bienestar. Es muy importante prestar atención a los forros internos de cara a proporcionar una buena transpiración al pie.

No alternar el calzado

Un error muy normal es el de usar el mismo zapato todos los días. Deberíamos alternarlos con más regularidad, incluso cambiar de zapatos a mitad de la jornada de trabajo. Con ello ventilamos el zapato y nuestros pies descansaran más.

Alargar la vida útil

Otro hecho muy común es el de alargar demasiado la vida útil del zapato, seguir utilizándolos cuando ya están deformados, lo que produce pisadas viciadas que al final solo traen problemas articulares.

Debemos vigilar los zapatos con regularidad para detectar problemas en los mismos. Los pisos no hay que apurarlos en exceso porque al final acaban perdiendo su poder de amortiguación y son propensos a un mayor deslizamiento con los problemas de caídas y resbalones que pueden producirse.

ZAPATOS DE TRABAJO CON TACÓN

Hay trabajos que necesitan un calzado más elegante, y la tendencia habitual es con usar calzado con tacón, bien por exigencia, bien por costumbre o que nos guste más.

Recomendamos que no se abuse de alturas excesivas y, en caso de tener que usarlas, que los tacones tengan suficiente base para proporcionar una estabilidad correcta en la pisada.

Igualmente, que el zapato tenga una planta de descanso interna, proporciona un mayor bienestar y confort de la pisada.

El ajuste es importante, y por ello recomendamos zapatos con pulsera. Los materiales, como en todos los zapatos de trabajo, son primordiales para encontrar el máximo grado de confort debido a su adaptación, transpiración y durabilidad.

CONSEJOS PARA ELEGIR CALZADO SEGÚN TU SECTOR

Calzado para camareros

El gremio de la hostelería es uno de los más duros a la hora de trabajar, debido a las largas jornadas de pie. Para ello es necesario un buen calzado, que será una de sus herramientas de trabajo mejor valoradas.

Es fundamental hacerse con un calzado de calidad y alternar el uso de los mismos con regularidad. La sujeción es primordial, cordones y velcros son los modelos más recomendados y demandados. Los mocasines, debido a su mala sujeción, no son los más recomendados.

Un zueco ofrece una mayor transpiración y ese es el factor más ventajoso a la hora de elegirlos, pero no son demasiado recomendables si hay que andar mucho.

La buena transpiración del zapato ayudará mucho a mitigar la sensación de cansancio y sobrecarga en los pies. Unos buenos forros interiores de piel de calidad ayudará mucho a ello.

Los pisos deberán ser de gran poder amortiguador, flexibles pero ligeros. El poder antideslizante es muy importante, por ello vienen bien los pisos con dibujos en la suela y que esta no se desgaste en exceso porque perdemos confort de pisada y el deslizamiento será más acusado. Las suelas de cuero son buenas por transpiración pero se pierde mucho grado de confort.

En el interior, son recomendables modelos con plantillas de descanso que a su vez sean extraíbles para su limpieza y sustitución en caso de tener mucho desgaste. Si queremos alojar unas hechas a medida nunca se colocarán sobre las que ya trae el zapato, se retirarán las antiguas y colocaremos las nuestras.

Calzado sanitario y para peluquerías y estética

Un calzado muy habitual en este sector son los zuecos abiertos, gracias a su ligereza y transpiración. Es recomendable usarlo con tiras traseras para que ofrezcan un mayor grado de sujeción.

En el gremio de peluquería es muy usado el zueco sin tira porque se permanece mucho tiempo de pie sin moverse, pero para el personal sanitario lo que más se recomienda son zuecos con tiras traseras, flexibles y ligeros, con buena transpiración y antideslizantes.

Cada vez toma más fuerza el calzado de goma Eva, ya que son muy ligeros y transpirables. Los modelos de más calidad incorporan plantas muy confortables y anatómicas que deriva en un mayor bienestar.

Calzado apropiado para peluquería y estética

Calzado para el sector de limpieza

Para este colectivo recomendamos calzado que ofrezcan mucha protección. Se trabaja con líquidos corrosivos, por lo que es muy importante la calidad de cara a una larga durabilidad.

Son muy recomendables modelos con cordones y velcros, con suela de goma estriada para evitar deslizamientos.

Los modelos picados no se recomiendan porque, aunque transpiran mejor, se exponen más a la penetración de líquidos que afectan luego a los pies.

Calzado de seguridad

Aquí entran en juego otros factores. Necesitamos proteger el pie de golpes y caídas de objetos de peso, por ello se recurre a punteras reforzadas de metal.

En cuanto al confort, los diseños son de mucha sujección, las botas con cordones son los más recomendados.

Las suelas han de ser muy reforzadas y antideslizantes y solo las plantas de descanso y una horma confortable nos ayudará a poder caminar con un confort aceptable.

Calzado para azafatas

En el calzado para este sector suele primar el diseño, por ello se recurre al tacón, pero hay que tener en cuenta una serie de factores para que no se convierta en una tortura.

Para conseguir un grado de confort aceptable aconsejamos que los tacones tengan una buena base de apoyo. No recomendamos diseños con muchas piezas y costuras.

Las tiras sobre el empeine ayudan a mejorar la sujección. Las plantas de descanso no deben faltar.

En cuanto a los pisos, suelen ser más finos, por lo tanto la pisada es más incómoda , pero hay modelos con suelas de plataforma que mejoran mucho el grado de confort de la pisada.

Para minimizar el riesgo de rozaduras, recomendamos contrafuertes moldeables y acolchados.

Calzado de trabajo de vestir para hombres

Al igual que las mujeres, hay hombres que deben llevar calzado elegante en su jornada laboral.

Para ir cómodos, recomendamos modelos con cordones. Los de pala lisa son muy demandados, e incluyen plantas de descanso con hormas anchas y estilizadas. Los pisos han mejorado mucho, las suelas de poliuretano son muy ligeras. Los contrafuertes acolchados ayudan a aumentar el confort y evitan rozaduras.

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DEL CALZADO DE TRABAJO

Este es un apartado al que se le suele prestar poca atención, pero es fundamental para aumentar la durabilidad de nuestros zapatos.

Una buena conservación y limpieza puede proporcionarnos más del doble de duración. Para ello debemos hacer limpiezas regulares con buenos productos y eliminar los restos de suciedad que se adhieren a la piel, ya que son muy dañinos para la misma.

Podemos utilizar la clásica crema de ceras para cepillar y lustrar la piel. Con esto estamos nutriendo la piel y evitamos que se resequen y terminen cortándose. Las cremas de limpieza rápida son válidas si contienen ceras pero si prevalecen otros líquidos, al final terminan dañando la piel. Por ello recomendamos vigilar lo que compramos y damos a nuestros zapatos y a la larga será también un dinero bien invertido.

Interiormente, podemos sustituir las plantillas interiores cuando observemos que está muy desgastadas y deformadas.

Hay que observar los pisos y costuras regularmente para detectar posibles cortes y desgastes que en ocasiones son producidos por fricciones y golpes y, que si no se reparan, pueden terminar con la vida del zapato en pocas semanas.

LAS MEJORES MARCAS DE CALZADO DE TRABAJO

Calzamedi cuida mucho el calzado de hombre principalmente. Destaca sobre todo en calzado diabético y especial para plantillas. Sus pisos son muy ligeros y antideslizantes, y proporcionan una cómoda sensación de ligereza. Además, dispone de un tallaje muy extenso, de la 39 hasta la 50.

Drucker Calzapedic, especializado en calzado para mujer, destaca sobre todo por ofrecer un zapato anatómico, además de calzado de vestir para los que necesitan un zapato más elegante, y calzado para plantillas. Con diseños más actuales, sus zapatos ofrecen una constante sensación de bienestar, sin presiones ni rozadoras. Te recomendamos especialmente sus zuecos.

De Alviflex destacamos todo su catálogo, ya que aunque no sean específicos para trabajar, son muy recomendables sus cordones y velcros por sus hormas que se adaptan perfectamente, su correcto ajuste y las suelas de materiales ligeros.

Pinoso es otra marca que tiene una línea específica de calzado de trabajo, con calzado muy blando que se adapta perfectamente al pie, con pieles de gran transpiración que proporcionan un alto grado de confort y bienestar.

Callaghan es una apuesta segura para todos aquellos que necesitan un diseño más atractivo sin perder confort. Destacan especialmente sus pisos. La tecnología Adaptation es única para mejorar el confort de pisada y el hecho de que la suela de expanda y contraiga con cada pisada que damos, nos ofrecen un grado de confort superior.